Saltar al contenido

¿Estamos preparados para los smartphones flexibles?

13 septiembre, 2017
pantalla-flexible

pantalla-flexible

Llevamos mucho tiempo escuchando acerca de las pantallas flexibles en los móviles. De hecho, el Galaxy X supuestamente iba a ser el terminal que este año montara este tipo de panel. Tras varias presentaciones de prototipos de la marca coreana, hoy hemos sabido de la mano de Samsung que el primer Galaxy flexible llegará en 2018.

Aunque no lo parezca, la flexibilidad en smartphones ya está entre nosotros de alguna forma. Un ejemplo claro es el nuevo HTC U 11, el dispositivo taiwanés que estaba llamado a devolver a la marca al pódium de Android. Y es que una de sus características estrella, es que sus marcos pueden apretarse. Es decir, que se pueden deformar ligeramente al apretarlos para ofrecer nuevas funciones.

Sin embargo, al escuchar las palabras ‘smartphone flexible’, nos hacemos a la idea de una capacidad de deformación mucho mayor. Un terminal con una pantalla similar a la que podemos apreciar en la primera imagen de este post. Un panel que permita que podamos doblar el dispositivo en gran medida, sin pensar que pueda llegar a estropearse. Y todo apunta a que lo veremos de la mano de Samsung en 2018.

¿Qué nos aportarán los smartphones flexibles?

Samsung Galaxy X smartphones flexibles en 2017

Que nuestros terminales sean flexibles no solo los harían llamativos a simple vista. Sino que ganaríamos un gran número de ventajas. Una de las más aclamadas sería la mayor protección a roturas. Y es que, aunque las pantallas actuales tengan la última protección de Gorilla Glass, la realidad es que si somos un poco torpes o tenemos mala suerte, puede acabar con el cristal trizado. Llegando, a veces, incluso a verse afectado el panel. Esto sería muy difícil que pase con un terminal flexible.

Un nuevo abanico de diseños también llegaría de la mano de los smartphones flexibles. Lo que podría traducirse en que nuestro móvil se transforme en tablet con solamente unos pocos desdoblados. Algo que resolvería en gran medida la demanda de pantallas mayores en menos espacio. Pero también se podría aprovechar este tipo de dispositivos en la capa de software. Ya que, sin lugar a dudas, llegarían nuevas funciones que expriman los paneles de este tipo.

Smartphones flexibles, ¿demasiado pronto?

Pese a que han sonado muchas noticias de este tipo, el concepto de smarphones flexibles no deja de sonar futurista. Y el problema con las nuevas ideas, es que no siempre cuajan en el mercado. Ya ocurrió con las Google Glasslas gafas de realidad aumentada que han sido pisoteadas en ventas por las de realidad virtual, con menos posibilidades pero más asequibles. Por lo que no sería de extrañar que el primer Samsung flexible sea una especie de Note Edge. Un terminal de iniciación que sirva como base para los futuros topes de gama.


Y tú, ¿Crees que triunfará el próximo Galaxy flexible? ¿Qué es lo que más te llama la atención de los smartphones flexibles?