Saltar al contenido

¿Deberíamos cargar nuestro smartphone con el ordenador?

7 diciembre, 2017

Una de las prácticas más extendidas a día de hoy es cargar nuestro smartphone con todo aquello que  no sea el cargador oficial. Ya pueden ser baterías externas, cargadores de terceros o conexiones a otro tipo de aparatos, como podrían ser ordenadores, que pueden ofrecer una ligera alimentación para nuestras baterías y funcionar como cargadores. Aunque no se trata de una práctica que en principio pueda dañar a nuestro dispositivo, debemos tener varias cosas en cuenta para que nuestra batería no vaya muriendo poco a poco.

Lo primero que debemos tener presente cuando cargamos nuestro dispositivo es que cargar el smartphone con nuestro ordenador mediante un puerto USB es totalmente seguro, pues no se da el problema común que suelen tener muchas cargadores no oficiales: inyectan un amperaje demasiado elevado que puede destrozar nuestras baterías. Los puertos USB de nuestro ordenador, salvo excepciones realizadas a consciencia, inyectan un amperaje mucho menor del habitual. Para que podáis haceros una idea, un smartphone relativamente nuevo soporta entre 750mAh y 1500 mAh de carga de batería (dejando de lado la carga rápida). Pues un puerto USB estándar carga entre 100 mAh y 200 mAh, de modo que no existe riesgo alguno de sobredimensionado.

De este modo, debemos prestar siempre especial atención a la capacidad que tiene la salida de la fuente de alimentación a la que estamos conectando nuestro dispositivo (en este caso del que hablamos un ordenador) para evitar que esta sea mayor a la que normalmente nuestro terminal es capaz de sorportar. Es por ese mismo motivo que el hecho de cargar nuestro dispositivo con el USB de nuestro ordenador no es negativo para él, aunque sé que puede resultar algo realmente lento.

Batería hinchada, que hacer

Tal y como comentábamos anteriormente, debemos tener presente que el amperaje de salida de nuestro puerto USB es mucho menor, de modo que la velocidad de carga de nuestro smartphone es mucho más reducida, pudiendo duplicar incluso el tiempo de carga que nos ofrecen cargadores oficiales. No por ello supone un riesgo destacable. A pesar de todo, en general, se recomienda cargar nuestro smartphone con cargadores oficiales puesto que es el estado usual de carga para el que nuestros dispositivos están programados. Si sometemos nuestras baterías a tiempos de carga muy prolongados durante muchas cargas, podríamos llegar a experimentar algún problema.

Un campo totalmente distinto es aquel relacionado con los dispositivos que cuentan con carga rápida. Siempre es recomendable usar cargadores que sean los oficiales, pero si por algún motivo contamos con un cargador que dispone de compatibilidad de carga rápida, siempre deberemos confirmar las versiones de carga del cargador y de nuestro smartphone para evitar inyectar un amperaje superior al que nuestro terminal soporta.

Y tú, ¿cargas tu dispositivo con un ordenador?